Oraciones


DE LA GACELA:
Señor, enséñame a ser humilde en mi persona, a valorar Tu ejemplo, a servirte con amor y a encontrar el camino que ha de llevarme al cielo junto a Tí.  Así sea.


DEL LOBATO/LOBEZNA:
Dulce y buen Señor mío, enséñame a ser humilde y bondadoso, a imitar Tu ejemplo, a amarte con todo mi corazón y a seguir el camino que ha de llevarme al cielo junto a Tí.  Así sea.


DEL SCOUT:
Señor, enséñame a ser generoso, a servirte como lo mereces, a dar sin medida, a combatir sin miedo a que me hieran, a trabajar sin descanso y a no buscar más recompensa que el saber que hago Tu santa voluntad.  Así sea.


DEL SCOUT MARINO:
Infúndenos, ¡oh Señor! a nosotros los Scouts Marinos, el espíritu de valor y fortaleza que nos legaron los viejos lobos de mar de otros tiempos, que sepamos hacer nuestras todas las nobles tradiciones que ellos establecieron. Y en la soledad de las largas horas de travesía, sepamos encontrar el camino hacia tu corazón, y en este refugio aprendamos a armarnos de valentía para afrontar las dificultades de una vida llena de azares y esfuerzos.  Así sea.


DEL GUÍA DE PATRULLA:
Señor y Jefe mío, que a pesar de mi debilidad me has escogido como jefe y guardián de mis hermanos Scouts, haz que mis palabras y mis ejemplos iluminen su camino por el sendero de Tu Ley, que sepa mostrarles Tu huella divina en la naturaleza que has creado, enseñarles lo que debo y conducirlos de etapa en etapa hasta Tí, Señor mío, en el campo del reposo y de la dicha en donde has establecido tu tienda y la nuestra para toda la eternidad.  Así sea.


DEL CAMINANTE:
Señor ayúdame a encontrar la fortaleza del viejo roble para que ningún triunfo me envanezca, la alegría de la naturaleza para que ninguna soledad me abata, la libertad del ave para elegir mi camino, y la voluntad del caminante para seguir siempre adelante y servir.  Así sea.


DEL ROVER :
Dame Señor: un corazón vigilante, que ningún pensamiento vano me aleje de Tí; un corazón noble, que ningún afecto indigno rebaje; un corazón recto, que ninguna maldad desvíe; un corazón fuerte, que ninguna pasión esclavize; un corazón generoso, para servir.  Así sea.


DEL JEFE:
Señor, Tú que me diste el deber de dirigir, dame ahora la alegría para trabajar, seguridad para disponer y humildad para servir. Convierte en fortaleza mi debilidad, en madurez mi inexperiencia, en habilidad mi torpeza y en serenidad mi impaciencia. Quiero, con tu ayuda generosa, realizar la misión que me has encomendado.  Así sea.


DEL JEFE:
Señor y Jefe mío, que a pesar de mis debilidades me has escogido como jefe y guardián de mis hermanos scouts, has que mis palabras y mis ejemplos iluminen su camino por el sendero de tu ley, que sepa mostrarles tu huella divina en la naturaleza que has creado, enseñarles lo que debo y conducirlos de etapa en etapa hasta Ti. Señor mío, en el campo del reposo y de la dicha donde has establecido tu tienda y la nuestra para la eternidad. Así sea.


DE LOS ALIMENTOS:
Señor, Tú que das agua a los campos, Tú que das tierra a las plantas, Tú que das fruto a los hombres, danos bendito este alimento para que, vuelto fortaleza, podamos servirte mejor.  Así sea.


DE LA FOGATA:
Que las llamas se eleven hasta el cielo y con ellas el corazón de los mortales; y que el crepitar de sus candentes brasas llene al mundo de amor, luz y alegría; y que el Señor bendiga esta noche a todos los que estamos reunidos en torno a ella.  Así sea.


DE LOS PADRES:
Señor, Tú que nos diste el don de la paternidad, ayúdanos a comprender a nuestros hijos, a guiarlos por el camino correcto de sus inquietudes, a tener paciencia para corregir sus desvíos y a respetar su persona, para tener la satisfacción de hacer de ellos unos hombres a imagen y semejanza tuya.  Así sea.

Mandanos un email Asociación de Scouts de México A.C. En construcción se libera en enero 2009